<$BlogMetaData$>

sábado, agosto 04, 2007

Segundo mito: el islam es una fe tolerante (I)

Este mito, planteado dentro de la absurda línea de lo "políticamente correcto", es el leiv motiv de muchos occidentales que ignoran la verdadera esencia del islam, y que -evidentemente- jamás han leído el Corán, ni la Sunna (la tradición), ni los hádices (libros que recogen los dichos de Mahoma).


Lo grave de esta mentira es que una parte muy importante de la sociedad occidental ha terminado creyéndolo (funciona de nuevo aquel axioma de Goebbels de que una mentira repetida 1000 veces termina convirtiéndose en verdad).


Según esta moda de "corrección política", se nos quiere hacer creer que en Al-Andalus y bajo el imperio otomano, todas las religiones coexistieron pacíficamente. Ésto no es así, y hoy comenzaremos a desgranarlo.


Si bien el Corán denomina a los cristianos y judíos como "gentes del libro", la ley islámica les aplica el término DIMMÍES, que tiene una doble acepción: "protegido" y "culpable" en el idioma árabe.


Supuestamente son "protegidos" porque han recibido revelaciones verdaderas por parte de Alá, razón por la cual se les otorga un estatus diferente a los paganos y a los idólatras. Sin embargo, son CULPABLES, porque rechazaron a Mahoma como profeta y distorsionaron las revelaciones de Alá.


Por este motivo, la ley islámica determina que cristianos y judíos pueden vivir en los estados islámicos, pero nunca en un plano de igualdad con los musulmanes. En teoría tienen permiso para practicar sus religiones, pero bajo severísimas condiciones que restringen hasta el nivel de volverlo imposible.


Este estatus de segunda clase está establecido en el Corán, cuando dice que se debe hacer la yihad contra aquellos que se han resistido al islam después de haber sido convocados al mismo, hasta que se sometan o hasta que acepten vivir como una comunidad dimmí, porque "Él es Quien ha mandado a Su Enviado con la Dirección y con la religión verdadera para que, a despecho de los asociadores, prevalezca sobre toda otra religión." (Corán, Sura Nº9, vers. 33).


Prácticamente desde sus comienzos, los musulmanes -en un alarde de vocación guerrera sin igual- han ido sometiendo a los pueblos vecinos, y,cuando no los mataban, a quienes no se convertían al islam les imponían condiciones tales como:


-pagar el tributo de los no musulmanes (jizya)
-utilizar un cinturón de tela para diferenciarse de los musulmanes
-debían mantenerse a un lado de la calle
-no podían construir edificios más altos que las construcciones musulmanas
-no podían mostrar abiertamente ni el vino ni la carne de cerdo
-no podían hacer exhibición pública de sus funerales ni fiestas
-no podían construir nuevas iglesias ni sinagogas
-no se les saludaba con el saludo "Salam aleikum" (la paz sea contigo)
-no podían impedir que alguno de ellos se convirtiera al islam
-no podían montar a caballo (únicamente a lomo de burro o mula)
-no podían llevar espada ni hacer acopio de armas
-no podían vender bebidas alcohólicas
-no podían poner cruces en sus iglesias, ni ninguna clase de ornamentos en sus sinagogas
-no podían hacer tañer las campanas
-tenían la obligación de dar cobijo y alimento durante 3 días a todo musulmán que se presentara a sus casas como huesped
-no podían impedir que los musulmanes permanecieran en las iglesias o sinagogas cuando fueran a ellas, tanto de día como de noche
-debían ceder el asiento a un musulmán si éste quería sentarse donde estaban ellos
-debían cortarse el pelo en la frente para ser fácilmente distinguibles de los musulmanes.


Éstas son algunas de las imposiciones que sufrieron los "dimmíes" desde el siglo VII.


Si violaban alguna de estas condiciones de la dimma, podían ser matados o vendidos como esclavos.

Etiquetas: , , , , ,

1 Comments:

At <$BlogCommentDateTime$>, Anonymous Anónimo said...

esta gentuza no tiene vergüenza. el islam es la lacra de la humanidad.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Baby

 

 

AVISO: Este blog no se hace responsable por las opiniones vertidas en el apartado de comentarios. En cumplimiento de la LSSI, cualquier comentario que pueda ser considerado injurioso o difamatorio no será publicado en el momento en que se tenga conocimiento del mismo. El spam queda prohibido.
  

Site Meter